Compras del Black Friday más respetuosas con el medioambiente

Se acerca el tan esperado Black Friday o ‘Viernes negro’, una fiesta importada de los Estados Unidos que ya tiene gran cantidad de adeptos en España. Ciertamente es una ocasión muy ventajosa para hacer las compras navideñas por su fecha tan cercana a las mismas, pero el Black Friday esconde una cara oculta: la gran huella de carbono que genera.

Cada año vemos como miles de personas se acercan de forma masiva a los comercios a comprar de forma consumista. Esto tiene graves consecuencias para nuestro planeta. Teniendo en cuenta que este sistema de consumismo desorbitado no es asumible por el planeta, hoy les traemos algunos consejos para que nuestro impacto del ‘viernes negro’ sea menor y no haga del planeta un ‘planeta negro’.

¿Cuáles son los grandes problemas del Black Friday para el planeta?

Black Friday

El primero de ellos es las compras por Internet que se realizan ese día. Se ha pasado de un consumo en el comercio físico al comercio online, en gran medida por las aglomeraciones de personas que se formaban en los comercios en años anteriores. Este año, debido a la crisis sanitaria que estamos viviendo por el Covid 19, indudablemente casi todas las compras que se realicen ese día serán a través de Internet.

Hay que destacar que el problema en sí no es que se hagan las compras online, sino los tiempos de envío que elegimos para recibir nuestros paquetes. Un estudio del MIT concluye que la huella de carbono producida por los repartos de los paquetes de estos días es inferior a la que se produce con los desplazamientos masivos de las personas a las tiendas. Esto tiene un gran pero, y es que si el tiempo de reparto es reducido, lo que se conoce como las ‘entregas rápidas’, la huella de carbono se multiplica.

¿A qué se debe esto? Muy sencillo: al tener que realizar los repartos de una forma ultra rápida, hay que poner en las carreteras más camiones y furgonetas diesel para poder cumplir esos plazos.

El segundo problema de las compras de este día es la cantidad de embalajes de cartón, corcho y plástico que se generan y llegan a nuestros hogares. Además de que se deben generar muchísimos embalajes, gran parte de ellos no se reciclan. Esta situación se da, bien porque las personas deciden no hacerlo, no saben cómo hacerlo y/o los sistemas de recogida selectiva de estos materiales están desbordados.

 

Como consecuencia de este hecho, muchos de los plásticos terminan en el mar con los graves problemas que ya conocemos para la flora y fauna marina.

El tercer problema es que las grandes compras que se realizan en este día son mayoritariamente de productos electrónicos y moda. Vamos a ver cuál es el problema de cada uno:

En cuanto a los aparatos electrónicos, una vez que compramos uno nuevo inmediatamente desechamos el que teníamos antes. Pero no todas las personas saben cómo desechar este tipo de productos de forma correcta. Si se tiran a un vertedero convencional corremos el riesgo de que suelte sustancias tóxicas al aire, a la tierra y al agua, lo que supone grandes problemas medioambientales.

Por otro lado, el problema del consumismo masivo de moda es la cantidad de recursos que necesita la tierra para poder producir esa cantidad de ropa. Cada vez en España la vida útil de la ropa que compramos es menor. ¡Se estima que se desechan 800.000 toneladas de ropa al año!

La mayor parte de esta ropa que tiramos que acaba en los vertederos está fabricada con textiles en cuya composición hay micro fibras de plásticos. Por lo tanto, esos pequeños plásticos acaban mezclándose con la tierra y tardarán muchísimos años en desaparecer.

¿Qué podemos hacer entonces para reducir nuestra huella de carbono en el Black Friday?

En primer lugar, elegir plazos de entregas más largos que sean compatibles con un reparto más respetuoso con el medioambiente. Piénselo: si estamos haciendo las compras de Navidad no debe de importar que en vez de tardar dos días tarde una semana en llegar nuestros pedidos.

Reciclar todos los embalajes en los que vienen nuestros pedidos de forma correcta. También es recomendable apostar por empresas que reduzcan la cantidad de plásticos o utilicen materiales reciclados en sus embalajes.

También es importante reciclar correctamente la ropa o aparatos electrónicos que vayamos a desechar. Si no saben cómo reciclar ciertos materiales pueden echarle un vistazo a la web de Ecoembes. En cuanto al reciclaje de la ropa hay muchos programas de reciclaje que nos explican desde la web Vivir sin plásticos.

A la hora de seleccionar los aparatos electrónicos que vayamos a comprar es fundamental revisar la etiqueta de eficiencia energética, en la que averiguaremos la clase energética a la que pertenece, el consumo anual y las características del producto.

Y, ¿por qué es importante? Porque aunque no influya en el momento presente, cuanto mejor sea la eficiencia energética del aparato electrónico, menos dañino será para el planeta en un futuro y le supondrá un mayor ahorro en las facturas eléctricas.

Este año el Black Friday puede ser más respetuoso con el medio ambiente siguiendo estos consejos. Nos interesa su opinión, ¿le ha parecido útil esta información?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú