Cambio de hora: ¿se ahorra realmente?

cambio de horaEl cambio de hora dos veces al año es un hecho al que estamos acostumbrados los habitantes de más de 70 países en el mundo. Seguramente alguna vez se ha preguntado a quién se le ocurrió la idea de avanzar o retrasar una hora en el reloj de todo un país para conseguir ahorrar energía.

La primera persona que se dio cuenta de que las horas del sol de la mañana no se aprovechaban al máximo fue Benjamin Franklin. Este inventor, político y científico estadounidense se encontraba de servicio en la embajada estadounidense de Francia cuando comprobó que casi nadie aprovechaba la luz del amanecer.

Es por ello que envió una carta al diario Le Journal de París, en la que incluía propuestas llamativas: impuestos a las contraventanas, regular la venta de velas y despertar a todas las personas con las campanas de la iglesia a cierta hora.

Lo cierto es que no se le hizo mucho caso hasta la Primera Guerra Mundial. Alemania decidió implantar el cambio horario para ahorrar carbón que sería utilizado en la guerra. Volvió a normalizarse en 1973 debido a la crisis del petróleo.

Lo que todos sabemos es que en España se produce el cambio horario dos veces al año: en marzo se cambia al horario de verano y en octubre se cambia al horario de invierno.

Esta noche se produce el cambio de hora para pasar al horario de invierno, por lo que a las 3:00 serán las 2:00. Amanecerá más temprano y anochecerá antes. Pero, ¿es cierto que este cambio de hora realmente hace que se ahorre energía?

Según las cifras oficiales, efectivamente se produce ahorro energético. Pero han surgido nuevas voces y estudios que dicen que esto no es tan cierto como puede parecer. Lo que sí hay que tener en cuenta que los sistemas de eficiencia energética actuales no son aquellos que había antes, con los que se calculaban los niveles de ahorro.

La implantación de la iluminación LED de bajo consumo, electrodomésticos con una eficiencia energética alta, sistemas de iluminación inteligentes, etc. Hacen que el cambio de hora quizá no sea necesario para ahorrar energía.

Es por eso que el debate se encuentra ahora en si se mantiene el cambio de hora o si se deja un único horario. Y en caso de que se deje un único horario, el horario de verano o el horario de invierno.

Tras la difusión de la Comisión Europea de una encuesta en la que se muestra que el 84% de la población no está conforme con cambiar el horario dos veces al año, Bruselas ha propuesto un horario fijo para los países miembros. Parece que como mínimo este cambio podría producirse en el año 2021. Así que para saberlo aún tendremos que esperar un poco.

Como hemos dicho, el debate se centra en cuál es el mejor horario para dejar como fijo, ya que ambos cuentan con ventajas e inconvenientes. La principal ventaja del horario de verano es disfrutar de más horas de luz al día, lo que puede hacer que la gente esté en la calle más tiempo y se disminuya el gasto de energía. Por otro lado, su gran desventaja es que al ser el día más largo, se teme que la hora de irse a la cama sea más tarde y la población arrastre un cansancio y falta de productividad generalizado.

Y usted, ¿cree que se debe mantener el sistema de cambio de horario o prefiere que se estipule un horario fijo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú