Diferencias entre el coche eléctrico y el coche convencional

El coche eléctrico se está abriendo cada vez más un hueco sólido en el mercado español. Teniendo en cuenta todas las ventajas que ofrece, sobre todo, para el planeta, queremos poner sobre la mesa los pros y los contras de los coches eléctricos frente a los coches convencionales.

El primer punto a tratar es el precio. Sabemos que los coches eléctricos son algo más caros que los coches convencionales. Un aspecto que compensa el mayor precio de los eléctricos son las ayudas estatales, contempladas en el plan Moves 2020, para la compra de este tipo de vehículos de hasta 5.500€, además de para la instalación de puntos de recarga en los garajes particulares. Si a esto le sumamos que la Unión europea está pensando en eliminar el IVA de estos vehículos, el ahorro es considerable. También es cierto que un coche eléctrico se amortiza más cuanto más kilómetros se le hace.

El punto en el que más flaquea un vehículo eléctrico frente a uno convencional es sin duda la autonomía. El eléctrico cuenta con autonomía suficiente para la vida de ciudad y para escapadas a destinos no muy lejanos, pero en las largas distancias no dispone de autonomía suficiente.

En cuanto al coste de combustible, hay que decir que los coches eléctricos son mucho más eficientes que los de combustión. Además hay que tener en cuenta que el kWh cuesta 0,10 € frente a 1,30€ que puede costar un litro de gasolina.

En lo que se refiere a las reparaciones, un coche eléctrico se estima que es más barato debido a que no tiene aceite, embrague, correa de distribución, etc.

Un aspecto importante a saber es que en España se está trabajando para aumentar considerablemente los puntos de recarga de vehículos. Para un coche eléctrico es necesario disponer de un punto de recarga en el garaje. Si el garaje es comunitario solo hay que informar por escrito al presidente de la comunidad o al administrador, guardar la copia del documento con la fecha y la firma o sello, y por supuesto hacerse cargo del gasto que se genere.

Otro aspecto a mencionar es que en la mayoría de ciudades los coches eléctricos disfrutan de ciertos privilegios en los aparcamientos. Hay zona azul gratuita donde pueden aparcar y plazas con recarga en algunas zonas comerciales.

Por último, en algunas provincias los coches eléctricos tienen ventajas fiscales en el Impuesto de Circulación donde disfrutan de ciertos descuentos.

Y tú, ¿te animas a dar el cambio al coche eléctrico?

Menú